¿Cómo se calcula la base imponible de un autónomo?

empresa

Calcular la base imponible de un autónomo es muy importante para poder realizar el cálculo del IRPF que se realiza a través del Modelo 130. Este modelo deben de presentarlo todos los autónomos que realicen actividades artísticas, profesionales o empresariales siempre que no hayan estado sujetas a retenciones al menos en un 70% de los casos. Pero vamos por partes.

La pregunta que nos hacíamos en el título de este artículo es cómo se calcula la base imponible en una factura. Esta base es muy fácil de calcular ya que corresponde a los honorarios del autónomo sin incluir los impuestos ni las retenciones. En líneas generales hace referencia al valor del trabajo sin el IVA.

A la hora de hacer la factura, a esa base imponible hay que aplicarle el IVA, generalmente del 21% y aplicarle la retención del IRPF si corresponde hacerlo, la cual puede ser de un 7% o de un 15% dependiendo del caso. Cada autónomo debe de conocer qué tipo de IVA debe de aplicar a sus clientes y también a cuáles debe de realizarles la retención.

empresa

Tus precios, siempre con IVA

Cuando das los precios a tus clientes, lo normal es que los des con IVA, aunque muchos autónomos dan el precio de su trabajo y especifican que a eso se le sumarán impuestos. Esto es así porque para muchas personas es más fácil realizar el cálculo del valor de su trabajo sin tener que añadirle porcentajes y retenciones, lo que se hará a posteriori en el programa de facturación.

Para dar un precio exacto se puede elaborar un presupuesto mediante dicho programa, incluyendo ya el IVA y la retención de IRPF de ser el caso. Este documento no tiene el valor de una factura, pero permite decirle al cliente cuánto va a tener que pagar sin que luego haya sorpresas al añadir los impuestos al total previamente pactado.

Es muy importante aportar este tipo de presupuestos y que el cliente los acepte de forma clara e inequívoca. De este modo, el presupuesto supone, por una parte, la obligación de mantener ese precio y, por el otro lado, se da por enterado del valor que va a tener el trabajo que se ha encargado.

Las retenciones en las facturas

Los autónomos que realicen actividades artísticas o profesionales pueden realizar retenciones en todas las facturas que ellos emitan a otros autónomos o empresas. Estas retenciones se consideran pagos anticipados del IRPF y tendrán obligación de presentarlos a Hacienda las personas que han recibido dichas facturas.

Por ejemplo, si eres pintor y presentas una factura a una empresa a la que has pintado sus oficinas, puedes presentar en dicha factura una retención. El porcentaje de retención dependerá de si acaba de comenzar en la actividad o no. El primer año y los dos siguientes debe de aplicar un 7% de retención, pero a partir del tercer año deberá de aplicar un 15%.

Cuando más del 70% de las facturas emitidas llevan retención, no es necesario presentar el Modelo 130 trimestral y se presenta tan solo la declaración anual, en la cual se verá si corresponde pagar más o si por el contrario, se tiene derecho a una devolución.

En las facturas tiene que estar especificada la base imponible, el IVA y la retención de forma clara e inequívoca, no siendo aceptable, en líneas generales que figure la coletilla de IVA incluido. De esta manera el cliente siempre sabrá cuánto está pagando por el trabajo del autónomo, cuanto paga en concepto de IVA y si tiene que declarar alguna retención que haya sido efectuada en la propia factura.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *